viernes, 7 de octubre de 2011

IRENE MONTOYA

Composición acróstica en tercetos dantescos

Implacable hortelana de mi boca,

Repara mi dental arquitectura

Entre el roer tenaz de lima y broca.

No de su fuerte y ruda agricultura

Enoja la labor, pero sí el riego:

Me anega la garganta, en su angostura.

Oh Irene, en tu bondad, oye mi ruego:

Nilo no soy, tan solo una persona

Talluda y parca para tal trasiego.

Oyolo Irene, desaguó la zona

Y, a pesar de mi fe republicana,

A mi muela le puso una corona

Y era Irene Montoya la hortelana

4 comentarios:

julia del prado morales dijo...

es bueno pasar por acá y aprender tanto, abrazos

Francisco Redondo dijo...

Me complace haberte sido útil en algo, Julia.

Otro para ti.

RosaMaría dijo...

Qué maravilla! He tenido que buscar el diccionario. Siempre estimulas mi deseo de aprender. Un abrazo grandote.

Francisco Redondo dijo...

Gracias, Rosa María, mi dentista me había pedido algo (ya conocía mis antecedentes) y había que estar a la altura de aquel reto. Y no fue sencillo llevar al tiempo el acróstico y la endiablada rima consonante del terceto encadenado o dantesco. Un abrazo,