viernes, 30 de septiembre de 2011

Viva la eñe

No mientras español - maño, extremeño

o del Miño a la orilla - hazañas sueñe;

o si allende los mares el porteño,

el limeño de Lima, el hondureño

digan ñandú, ñapango, digan ñaño

padecerá esta lengua el menor daño

y, ñenga o ñeque, lucirá la eñe.

3 comentarios:

Nicolás Oršanić dijo...

Ñ

Me disculpo, solícito me preño,
rimando con la castellana "eñe",
es un esfuerzo digno ¡y no pequeño!
para ir amasijando el duro ceño.
Completando esta rima casi araño,
la sexta rima del actual tamaño...
¡la séptima finaliza el ordeñe!

¡Saludos desde Argentina!

Francisco Redondo dijo...

¡Ja, ja! Gracias por tu "trabajada" séptima a la querida eñe, Nicolás.

Saludos,

Nicolás Oršanić dijo...

De nada, Francisco.

P.D.: La escribí medio a las apuradas... y repetí la palabra "rima" en la anteúltima linea juajjj!!!

Saludos desde Argentina!!!