domingo, 11 de diciembre de 2016

Decidme cómo es un árbol - MARCOS ANA

                Recitado en la Puerta del Sol al final de la Ronda del jueves 1 de diciembre de este año 2016

Compañeras y compañeros: Como sabéis, en días pasados ha muerto a los 96 años uno de nosotros,  un compañero, un camarada, un hombre bueno: Fernando Macarro, el verdadero nombre de quien firmaba sus poemas como MARCOS ANA.
Bajo el franquismo padeció tortura, dos condenas de muerte y 23 años ininterrumpidos de cárcel, una de las más largas condenas cumplidas bajo ese oprobioso régimen: entró con 18 y salió con 41 años.
El poema suyo que voy a leer refleja con claridad su drama carcelario: encerrado entre los muros termina por no saber nada de la vida sencilla en contacto con la naturaleza: el árbol, el río, los pájaros, el mar, el campo, las estrellas, la mujer. Nada tan patético desde aquel medieval “Romance del prisionero”.
Con vosotros y vosotras MARCOS ANA.


LA VIDA

Decidme cómo es un árbol.
Decidme el canto del río
cuando se cubre de pájaros.

Habladme del mar, habladme
del olor ancho del campo,
de las estrellas, del aire.

Recitadme un horizonte
sin cerradura y sin llaves,
como la choza de un pobre.

Decidme cómo es el beso
de una mujer. Dadme el nombre
del amor, no lo recuerdo.

¿Aún las noches se perfuman
de enamorados con tiemblos
de pasión bajo la luna?

¿O sólo queda esta fosa,
la luz de una cerradura
y la canción de mis losas?

Veintidós años … Ya olvido
la dimensión de las cosas,
su color, su aroma … Escribo

a tientas: “el mar”, “el campo”.
Digo “bosque” y he perdido
la geometría del árbol.

Hablo, por hablar, de asuntos
que los años me borraron

(no puedo seguir, escucho
los pasos del funcionario).


MARCOS ANA

1 comentario:

Enrique (childe) dijo...

Amigo Francisco, este bonito poema no me hubiera gustado escribirlo por ninguna idea, ningún credo, ningún dios y ningún hombre, póngame nombre.
Un abrazo