viernes, 23 de julio de 2010

VERBOS

En el principio era el Verbo …

¿El Verbo?¿Qué verbo?¿AMAR, TEMER, PARTIR,

SODOMIZAR, JODER, HERIR,

ESCUPIR, MORDER, DEFECAR,

TO BE or not TO BE, that’s the question;

TO DIE, TO SLEEP … perhaps TO DREAM?

No, no. Todo eso lo desechó Hamlet definitivamente.

… y el Verbo estaba en Dios …

¿El Verbo activo o el Logos reflexivo?

¿Se trata de pensar o se trata de actuar?

¿De crear o de criticar?

Y, por otra parte, aquí ¿qué pinta Dios?

¿Por donde se nos ha colado esa antigualla?

¿No la teníamos ya refutada del todo?

Seamos serios.

… y el Verbo era Dios.

Acabáramos. Un verbo intransitivo

que cobra autonomía

y se alza con el cetro, el poder y la gloria;

y, sin ningún respeto,

se eleva por encima del sujeto

y se cisca sobre cualquier eventual predicado

para imponer un predicado propio.

¿Se tratará acaso del verbo MANDAR o mejor, IMPERAR,

seguido por sus correlativos ORDENAR,

TRASTORNAR y, en definitiva,: DOMINAR?

En verdad os digo

que a mí me van mejor los verbos laicos como

“laissez FAIRE, laissez PASSER”.

No, no, esos no (qué “lapsus”);

mejores son los derivados de “liberté, egalité, fraternité”,

sus equivalentes verbales;

y así me quedo por fin con

LIBERAR, IGUALAR, HERMANAR

a los parias de la Tierra

contra tanto Dios y tanto Verbo conjugado en modo imperativo.

4 comentarios:

David Martínez Vilches dijo...

Te falta: no dejar dormir el domingo, monopolizar, enriquecer; como dijo el arcipreste: si tienes dinero, tendrás salvación; en la Edad Media, un clérigo ya se daba cuenta...

Muy buenos versos, siempre es un gran placer leerte.

Un abrazo.

Francisco Redondo dijo...

En efecto, David, pese a lo que dijera el galileo los ricos viven más y mejor que los demás y además se salvan con camello o sin camello; y a sus despojos se los comen gusanos higienizados y perfumados dentro de sus sepulcros blanqueados.

Que para todo hay clases.

Y el que proteste es un envidioso resentido, radical, extremista, comunista, terrorista, desaliñado y feo, al que Dios condenará sin dudas.

Enrique Gil dijo...

BRILLANTE DON FRANCISCO.

Francisco Redondo dijo...

Gracias por su visita, don Enrique.