viernes, 22 de enero de 2010

Hera


Referencia de imagen: http://etc.usf.edu/clipart/1400/1462/hera_2_md.gif


Fue Zeus – Theus - Deus, fue su Hermano

Quien la violó, de Cuco travestido,

Quien tras de ese arrebato incontenido

de ser su Esposo le ofreció la mano.


Hijos ambos de Crono, y Él de Urano,

la Madre Tierra decoró su nido

con un jardín en oro frutecido,

de naranjos: el Áureo Manzano.


Duró el sueño nupcial trescientos días

por las colinas cálidas de Samos,

que albergaron los sacros regocijos.


Allí fueron retozos y alegrías

so el naranjal: azahar y verdes ramos.

Y concibió la Diosa sus tres hijos.


6 comentarios:

Gustavo Pertierra dijo...

Un maravilloso soneto mitológico, con la elegancia apropiada cuando de escribirle a los dioses griegos se trata.
Un cordial abrazo

Jesús Herrera dijo...

Amigo Francisco: valioso soneto.
Bello y bien edificado como todo lo que sale de tu artística pluma.

Un saludo,

Francisco Redondo dijo...

Gracias, Gus. Es un placer saber de tu visita y recibir tu amable comentario.

Un abrazo.

Francisco Redondo dijo...

Jesús: Gracias por tu generosa crítica.
Mis saludos.

santiago dijo...

me gustan los sonetos, un placer leerte y concerte

Francisco Redondo dijo...

Muchas gracias por tu visita y tu lectura, Santiago.

Un saludo,